Buscar
  • Fundación Grupo El Abra

Entrevista a Vincent Brackelaire: sociólogo y asesor del Plan del Alto Valle Calchaquí.

Consultor socioambiental que acompaña proyectos de la Unión Europea, y procesos que buscan la sostenibilidad del planeta.


¿Cuál es tu apreciación del proyecto que se desarrolla en Salta, con sus objetivos y sus intenciones para el desarrollo del Alto Valle?

El proyecto es muy original porque revaloriza una parte de la provincia de Salta como una región con peculiaridades ambientales y culturales: el Alto Valle calchaquí es conformado por los 5 municipios de Cachi, Payogasta, La Poma, Molinos y Seclantás, que son cada uno municipios extraordinarios con muchos atractivos de paisajes y de cultura.

De esta manera el proyecto promueve la creación del Alto Valle Calchaquí como un espacio intermunicipal entre los cinco municipios, o sea un espacio regional, en una secuencia y articulación de iniciativas definidas de manera participativa con las poblaciones y sus autoridades, y que serán plasmadas en un Plan de Desarrollo Territorial (PDT) del AVC formulado con apoyo de una asistencia técnica. A pedido del proyecto, realicé en marzo de 2020 una evaluación a mitad del camino, que consistió en ofrecer una mirada externa y reflexiones que permitan mejorar su funcionamiento y garantizar la calidad de sus productos, así como implementar una estrategia de salida que facilite su sostenibilidad en la región más allá del proyecto.

Es muy relevante promover la gobernabilidad municipal y la articulación intermunicipal en el AVC, basada en la planificación territorial para el desarrollo, como estrategia de desarrollo sostenible junto a las autoridades locales, las familias calchaquíes y en particular las mujeres vallistas, sus asociaciones y sus jóvenes, y de manera articulada con las políticas y los programas vigentes de desarrollo.

¿Cuáles son tus expectativas después de haber compartido algunos días de trabajo con este equipo?

El proyecto viene apoyar en esta región los incipientes procesos de planificación en curso con la participación de las poblaciones de los municipios. Las instancias municipales muestran todavía poca experiencia de articulación con las poblaciones. Existen interesantes intenciones y una voluntad política de participación, y una frágil gobernabilidad de la gestión del desarrollo sostenible incluyendo las estrategias contra el cambio climático, lo que el proyecto ayuda justamente a mejorar o construir. En este proyecto, todos los que participan aportan y aprenden, porque es una experiencia inédita, con el desafío de construir una región que podría volverse una referencia para muchos temas estratégicos para el futuro de Argentina, entre ellos, una nueva estrategia regional de turismo, la participación de las mujeres en el desarrollo regional, la planificación del territorio entre varios municipios, la valorización del patrimonio natural y cultural, nuevos mecanismos de organización como una red de amigos del AVC.

Algunas consideraciones sobre el grupo de trabajo del Plan del Alto Valle.

Una gran originalidad del proyecto es su manera de ser implementado por dos organizaciones de la sociedad civil basadas en la región del AVC, las fundaciones Runas y Grupo el Abra, que supieron convencer a la Unión Europea de financiar el proyecto, y cuya perspectiva de trabajo es 1) conformar una alianza para ser más fuertes en sus propuestas y en su oferta de asistencia técnica a los municipios, 2) trabajar directamente con cada uno de los equipos municipales, promoviendo espacios para que la población pueda participar con transparencia en el proyecto (llamados de mesas municipales), 3) promover la creación de una mesa intermunicipal, 4) ayudar a montar una red entre todos los amigos del AVC (entre instituciones y personas) de tal forma que esta red pueda en el futuro continuar estimulando el desarrollo sostenible de la región. Como el proyecto ya es implementado a través de estas dos fundaciones, con las cinco intendencias y cinco asociados, podríamos considerar que estos 12 actores ya constituyen el núcleo de la futura red.

¿Qué potencial le ves a esta zona y como crees que este proyecto y la ayuda de la Unión Europea puede sumar a ese potencial?

Es importante ayudar a la población del AVC y sus autoridades a construir un espacio de cooperación intermunicipal (regional), con base en la identificación de sus grandes potencialidades naturales y culturales como lo hace el proyecto, para facilitar estrategias de desarrollo sostenible y conservación, y apoyarla en la definición de un proyecto sociopolítico intermunicipal como AVC. Este espacio presentará mucho valor agregado: imaginemos todo lo que se puede ganar aunando esfuerzos y articulándose entre los cinco para llamar la atención de la provincia, del país, del mundo, tanto para ofrecer propuestas turísticas entre los cinco como para captar fondos para el desarrollo de la región. Es mucho más atractivo y convincente de presentarse como la región del AVC que como municipios aislados. Además, es fácil demostrar que cada municipio presenta características similares cuya suma constituye el Alto Valle calchaquí como se presentará en el Plan de Desarrollo Territorial que el proyecto está ayudando a formular.

La Unión europea es un socio ideal para los cinco municipios porque, más que nada, le interesa apoyar la integración regional, como puede ser vista la construcción del AVC; es el tipo de proceso que le interesa apoyar por su propia historia de integración regional respetando y valorizando las particularidades.



Niños de Cachi (Foto Vincent Brackelaire)

¿Qué consideraciones aportarías en el contexto de la crisis sanitaria del Covid19 en cuanto a la sostenibilidad del proyecto?

El proyecto se muestra relevante y con valor agregado para los cinco municipios que no podrían encarar cada uno sólo los desafíos que se avecinan frente a las consecuencias del cambio climático en toda la región del AVC. La crisis sanitaria del Covid19 justo en medio de este proyecto empuja a un primer ensayo de cooperación intermunicipal frente a una calamidad en el AVC. Muestra que vale la pena invertir en una dinámica de cooperación entre municipios, así como el proyecto ayuda a hacerlo con los medios ofrecidos por la UE. Un proyecto como este constituye sólo un ejercicio temporal, una serie de recursos y medios que deben ser ejecutados con metodología y con base en un presupuesto, un calendario con plazos rígidos y un plan de ejecución (llamado marco lógico); es sólo un trampolín para lanzar un proceso que deberá seguir cuando finalice el proyecto en 2021. Por ello, es bueno hacer un esfuerzo de trabajo entre todos para utilizar esta oportunidad de la mejor manera y tratar de construir un espacio de cooperación estable en el AVC que podría ser esencial para el bienestar de todos sus habitantes en el futuro.



Paisaje de Cachi con rebaño (Foto Vincent Brackelaire)
Paisaje de Cachi con rebaño (Foto Vincent Brackelaire)

Reunión con el equipo municipal de Payogasta


Reunión con el intendente de Seclantás


Reunión de debriefing con las fundaciones Runas y FGEA

65 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo